Moda vegana: La industria del cuero.

El veganismo es un movimiento que ha captado la atención de muchos. Estudios han demostrado que cambiar a una dieta basada en plantas puede tener impactos positivos, no solo en nuestra salud sino también en el medio ambiente y nuestra conciencia. A pesar de haberse originado en la industria alimenticia, esta filosofía de vida toca otros aspectos de nuestro día a día como la moda y estética. La relevancia actual de la moda vegana se debe en gran parte a; el bienestar animal y el impacto ambiental asociado.  

Miles de personas compran regularmente accesorios o cosméticos sin ser conscientes de que animales mueren para que esos zapatos o ese color de labial lleguen a la tienda. Si bien es cierto que estamos bastante familiarizados con los conceptos de “vegano” y “libre de crueldad” en el contexto de explotación animal, la línea que distingue uno del otro puede llegar a ser confusa, sobre todo en nuestra industria. No existe una definición legal general para estos términos, pero generalmente, en la industria de la belleza, se definen de la siguiente manera:  

Vegano: un producto (final) que no contiene sustancias animales o de origen animal.

Libre de crueldad: un producto que no ha sido probado, y cuyos ingredientes no han sido testeados en (laboratorios de) animales.

pxfuel.com

El pelaje es uno de los “materiales” que más debate ha causado en la industria de la moda y que más anti seguidores tiene. Cada temporada se suman más marcas que dicen haber detenido por completo el uso de ellas y de pieles exóticas. Sin embargo, poco se dice aun sobre el cuero, uno de los materiales con más presencia en las colecciones de moda, especialmente en el calzado.

El cuero no es un sub-producto.

Una de las mayores diferencias percibidas entre las pieles, en comparación con el cuero (ya sea de vaca, oveja o cerdo), es que su cultivo es una “propia industria”, mientras que la piel de vaca, etc., son subproductos de otra industria. ¿Pero qué tan exacta es esta premisa?

Es innegable que las industrias de la carne, los lácteos y el cuero están intrínsicamente vinculadas. “La gente piensa que el cuero es un producto residual, pero eso es un error… una gran parte de os vacunos es sacrificada por el cuero, no por la carne”. El mercado mundial del cuero está valorado en 95,4 mil millones de dólares y se espera que alcance los 128,61 mil millones de dólares en 2022.

A menudo, marcas “de origen ético” afirman que el cuero que ellos utilizan es un “subproducto de la industria cárnica” y que concretamente al comprar algo hecho a partir de un “subproducto”, está reduciendo el desperdicio sin apoyar financieramente a aquella industria. Esto es una cruel y fría fantasía.

El término “subproducto” significa un “producto secundario o incidental elaborado en la fabricación o síntesis de otra cosa”. Un subproducto es visto y tratado como un residuo carente de valor financiero hasta que se vuelve rentable. En el momento en que esto sucede, un subproducto se convierte en un “coproducto” con la distinción de que estos últimos son bienes secundarios deseables. ­La RSPCA afirma que los terneros sacrificados en la industria láctea tienen pieles valiosas utilizadas para el cuero. Este es un claro ejemplo de un animal del que una industria no se beneficia (ya que los terneros machos nunca producirán leche para vender), y se vuelven rentables para otra.

Los desagradables efectos del cuero no acaban con la agricultura animal y el impacto que esta supone. La piel, para llegar a ser resistente, flexible, llamativa y duradera como es el cuero pasa por un proceso de curtido sumamente contaminante.

Mono worker khaki con zapatos veganos Beflamboyant

Datos importantes sobre el impacto del cuero en el medio ambiente:

La industria del cuero es muy oscura. La falta de regulación y cumplimiento, así como abusos laborales donde se emplean niños en las curtidurías, dañan comunidades y cuerpos de agua cercanos con productos químicos tóxicos. Las personas que viven en áreas contaminadas y los trabajadores de las curtidurías en particular, comúnmente sufren problemas de salud como enfermedades de la piel y enfermedades respiratorias asociadas a los humos que inhalan y agua que beben.

Para concluir, un informe de Pulse of Fashion publicado en 2017 concluyo que, desde la perspectiva de la degradación ambiental, tres de los cuatro peores tejidos son derivados de animales; el cuero la seda y la lana, (de los cuales ya hablaremos en otra entrada) otra razón más para elegir la moda vegana.

¡¡ IMAGEN GRÁFICA !!

Texto por: Roberta Lebed.

Imagenes de Pixabay y Flickr. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *